PATAGONIA Y TIERRA DEL FUEGO - HOLLAND AMERICA

PATAGONIA Y TIERRA DEL FUEGO - HOLLAND AMERICA

En Crucero con asistente en español por los Mares del Sur

Precio orientativo: 3750 EUR

Descripción del programa

Experimente fiordos de cristal y vida silvestre extraordinaria en un crucero a Puerto Montt, Punta Arenas y Port Stanley. Descubra el tango durante una estancia nocturna en Buenos Aires.

Aprovecha la oportunidad de experimentar un maravilloso crucero con la distinguida Línea Holland America. A bordo de Oosterdam puedes disfrutar de la elegancia y comodidad rodeado de elementos tradicionales. El viaje incluirá experiencias inolvidables relajación y tranquilidad, representaciones teatrales y clases de cocina educativa.

Itinerario

Día 1

ESPAÑA - SANTIAGO DE CHILE

Salida desde Madrid a Barcelona destino Santiago de Chile.

Día 2

SANTIAGO DE CHILE

Llegada a Santiago de Chile. Traslado al hotel. Alojamiento en el hotel Plaza San Francisco 4* o similar. Alojamiento.

Día 3

SANTIAGO DE CHILE

Desayuno. Por la mañana, recorrido por Santiago, visitando los atractivos más destacados de la ciudad, incluyendo un recorrido a pie por el centro para ver la Plaza de Armas, la Catedral, el Boulevard Ahumada y el Palacio de Gobierno “La Moneda”. Parada en un restaurante local para el almuerzo. Por la tarde, en autocar, visita de las principales avenidas del viejo Santiago, el bohemio barrio de Bellavista y subida al Cerro San Cristóbal, para una magnífica vista panorámica de la ciudad y la Cordillera de los Andes. Finalizaremos el recorrido en la parte moderna de Santiago, incluidos sus barrios elegantes, centros comerciales y financieros. Regreso al hotel y alojamiento.

Día 4

VALPARAISO - SAN ANTONIO

Desayuno, visita de Valparaíso y traslado al puerto de San Antonio. Embarque en el buque Oosterdam.

Día 5

NAVEGACIÓN

Día 6

PUERTO MONTT, CHILE

Puerto Montt, la capital de la región de Los Lagos de Chile, se denomina con frecuencia como el acceso a los lagos glaciales, los paisajes volcánicos y los parques nacionales de los alrededores. El puerto también alberga un asentamiento alemán de más de 100 años, así como comunidades indígenas de pueblos mapuches. Los viajeros aventureros suelen alojarse aquí y en Puerto Varas para planificar rutas a pie a Chiloé y la Patagonia. Sin embargo, una visita corta también ofrece una visión fascinante de las diversas culturas de Chile y permite saborear los impresionantes paisajes del país. Tanto para dar un paseo por Puerto Varas con vistas al lago Llanquihue, uno de los más grandes de Chile, como para degustar pescado fresco del día acompañado de un tradicional vino blanco de estilo alemán, Puerto Montt ofrece una introducción fascinante al sur de Chile y a los habitantes de uno de los paisajes más fotogénicos del planeta.

Día 7

PUERTO CHACABUCO, CHILE

El pequeño pueblo de Puerto Chacabuco, con apenas un poco más de 1000 habitantes, se ubica en la punta del fiordo Aisén. Incluso los residentes reconocen que no hay demasiado para ver en el pueblo en sí, que recientemente se molestó en colocar los carteles de las calles y cuyo edificio más grande es una planta procesadora de pescado. No le tomará más que una caminata rápida explorar todo el municipio. A pesar de que este modesto puerto pueda no tener atracciones convincentes, es el punto de partida hacia algunas de las vistas más hermosas en esta parte de la Patagonia chilena. Muchos visitantes eligen conducir hasta la capital provincial, Coihaique, o hasta Puerto Aisén, una ciudad que se ubica a ambos lados del río Aisén y que está a menos de 20 minutos en automóvil desde Puerto Chacabuco. En ambos puede encontrar opciones para comprar artesanía y restaurantes locales excelentes. Para experimentar la belleza natural de la región, apunte hacia la Reserva Nacional Río Simpson, donde podrá disfrutar de vistas imponentes, cascadas inmaculadas y cañones de ríos claros como el cristal, que son especialmente famosos por su fantástica pesca con mosca y sus enormes truchas marrones y arcoíris. No tardará mucho en llegar de Puerto Chacabuco a estos paisajes cercanos, por eso evite la tentación de quedarse a bordo de su barco y póngase los zapatos para caminar y vaya a contemplar algunas de las maravillas de esta parte de Chile.

Día 8

NAVEGACIÓN POR LOS FIORDOS CHILENOS

Muy similar al litoral noruego, la costa oeste de Chile se encuentra cortada por impresionantes ensenadas, o fiordos, llenas de escarpadas montañas y valles cubiertos por glaciares. Esta espectacular extensión de costa comienza cerca del estuario de Reloncaví (aproximadamente a mitad de camino en la columna vertebral de Chile) y se extiende hacia el sur hacia el extremo más lejano del continente, en Tierra del Fuego. Se trata de una distancia de 1500 kilómetros (930 millas) a vuelo de pájaro. Sin embargo, el viaje a este lugar nunca se hace en línea recta, sino que los barcos siguen senderos ondulantes por la cantidad de fiordos y canales. La zona es conocida por su belleza inhóspita y alberga muchos de los parques nacionales de Chile, entre ellos Alerce Andino, Hornopirén y Vicente Pérez Rosales, así como la Reserva Nacional Llanquihue y el Valle Cochamó. Los primeros exploradores españoles vinieron a este lugar en busca de la mítica Ciudad de los Césares, cuyos habitantes se creía que eran ricos en oro y diamantes. A pesar de que la ciudad nunca fue descubierta, los exploradores aportaron mucho a los conocimientos sobre navegación del mundo y al mismo tiempo establecieron rutas marítimas que han sido utilizadas desde entonces. De manera similar, las riquezas que los viajeros a la región descubren en la actualidad se miden no en onzas o quilates sino en la falta de aliento al maravillarse con el asombroso paisaje de esta impresionante tierra barrida por el viento y sus residentes animales poco usuales.

Día 9

NAVEGACIÓN CANAL SARMIENTO, CHILE

Uno de los principales canales de la Patagonia, el canal de Sarmiento va en dirección norte sur, empezando con el estrecho de Guía y finalizando en el extremo meridional del paso de Victoria donde se une al canal de Smyth. Los Kawesqar han poblado esta región durante más de 6000 años pero el canal recibió el nombre de alguien que llegó después: el explorador español Pedro Sarmiento de Gamboa, quien lo navegó por primera vez entre 1579 y 1580. El interior de Chile queda hacia el este y las islas de Esperanza, Vancouver y Piazzi flanquean el canal hacia el oeste. Y en los demás lugares de la región de fiordos de Chile, la irregular costa está salpicada de bahías en medio de cordilleras montañosas nevadas. En muchos lugares, los enormes glaciares desembocan en el mar. En este litoral se puede ver toda clase de animales, lo que incluye a los pingüinos de Magallanes o pingüinos patagónicos, a los elefantes marinos del sur, a los delfines y las orcas.

Día 10

ESTRECHO DE MAGALLANES - PUNTA ARENAS, CHILE - NAVEGACIÓN CANAL COCKBURN, CANAL DE BEAGLE

Antes del canal de Panamá, estaba el estrecho de Magallanes. Este canal cinematográfico que une los océanos Atlántico y Pacífico pasa por la punta del continente sudamericano y la isla de Tierra del Fuego. Era el pasaje preferido para el transporte marítimo entre ambos océanos hasta que el canal de Panamá acortó distancias en miles de kilómetros en 1914. El primer europeo en atravesar sus aguas, de una longitud de 560 kilómetros (350 millas) y de 32 kilómetros (20 millas) de ancho fue el navegante portugués Fernando de Magallanes, que lo hizo en 1520 en nombre de la exploración española. Seguramente, Magallanes navegó con la boca abierta por el impresionante paisaje de glaciares y montañas, las colonias no descubiertas de pingüinos de Magallanes, manadas de ballenas jorobadas y de delfines de Commerson y Peale, que también deben haber quedado asombrados por la presencia del hombre en este paraíso patagónico. Con la fotogénica Punta Arenas como su puerto principal, el Estrecho de Magallanes es un viaje imprescindible para los aventureros intrépidos de todo el mundo. Si Punta Arenas despide un aroma a “fin del mundo” es con justa razón. Esta ciudad ventosa cerca de la punta más austral de Chile se encuentra sobre el Estrecho de Magallanes, la cual está ubicada a igual distancia del océano Atlántico y del Pacífico. La ciudad ha desempeñado, y sigue desempeñando, un papel importante en los asuntos geográficos, políticos y económicos del Cono Sur de Sudamérica, formado por Chile y la vecina Argentina. Demasiados viajeros pasan por Punta Arenas y la tratan como una parada en el camino hacia los hermosos paisajes del Parque Nacional Torres del Paine y otras atracciones de la Patagonia, pero hay mucho para hacer y ver en esta ciudad y también en la zona que la rodea. Ya sea para avistar pingüinos en la Isla Magdalena, hacer piragüismo por el Estrecho de Magallanes o visitar granjas de la zona para luego deleitarse con las especialidades gastronómicas de mar y tierra (es decir, mariscos frescos, asado o una barbacoa chilena) en los restaurantes locales, merece la pena hacer una parada en Punta Arenas. A medida que se aproxima al extremo sur de Sudamérica, viajando por la costa chilena del Pacífico, notará que se acerca al canal Cockburn (pronunciado “CO-burn”) cuando vea las piedras gemelas que protegen su entrada. El canal recorre la Península Brecknock (el extremo más occidental de Isla Grande de Tierra del Fuego) y diversas islas, como la Isla Clarence con su costa irregular de sonidos impresionantes que llegan a lo profundo de su interior. El canal es parte de la ruta que comunica el estrecho de Magallanes con el canal de Beagle, mientras que a lo largo de ambas orillas del canal se encuentra una de las joyas de la red de parques de Chile: El Parque Nacional Alberto de Agostini. El canal de Cockburn comparte la misma entrada hacia el Pacífico que el canal de Bárbara. Debido a su proximidad al mar abierto, puede sentir oleajes oceánicos cuando el barco navegue por su extensión. La costa de este lugar está repleta de fiordos y glaciares. El fiordo Pia es especialmente hermoso, al igual que docenas de cascadas que bajan por las laderas hacia el agua. Si contempla durante suficiente tiempo, puede ver grandes trozos de hielo desprendiéndose del glaciar Pia y cayendo al mar. Cruzando el archipiélago de Tierra del Fuego, el canal de Beagle es un estrecho pintoresco y maravillosamente apacible, que se convirtió en un popular destino para cruceros. Recibió su nombre en 1830 después de un viaje de exploración llevado a cabo por el HMS Beagle: el mismo barco que más tarde se haría famoso por transportar al naturalista inglés Charles Darwin durante su travesía de descubrimientos de cinco años. El canal es uno en un trío de pasajes navegables que rodean el extremo de Sudamérica. De aproximadamente 240 kilómetros de longitud (casi 150 millas), el canal se extiende desde la isla nueva al este hasta Darwin Sound y Cook Bay al oeste. Su extremo occidental está en Chile y el extremo oriental forma un segmento de la frontera entre Chile y Argentina. La principal vista desde el canal es la ciudad de Ushuaia, en Argentina, la cual tiene mucho para ofrecer a quien la visite por un día o a quienes prefieran una estancia . Otras atracciones destacadas del crucero incluyen gran variedad de vistas naturales, desde glaciares cubiertos de nieve hasta observación de vida silvestre en la Isla de los Lobos y en la Isla de los Pájaros.

Día 11

NAVEGACIÓN GLACIAR ALLEY - USHUAIA, ARGENTINA

En términos de callejones, este es imponente y largo. Glacier Alley o,—como se le conoce de forma más elegante, la Avenida de los Glaciares,—va a través de una buena porción del canal de Beagle, de 240 kilómetros de largo (150 millas de largo) en el enorme territorio de Tierra del Fuego. Ushuaia en Argentina y Puerto Williams en Chile son puntos de partida para los viajeros que exploran la Avenida de los Glaciares y son dos de las poblaciones más meridionales que hay en el mundo. Al viajar por el canal de Beagle, la vía navegable esencial que permitía a los barcos evitar las enfurecidas aguas que rodean al cabo de Hornos, usted sigue la ruta del famoso HMS Beagle, a bordo del cual iba un joven geólogo y naturalista, entonces desconocido, llamado Charles Darwin. Mientras lucha contra los elementos y sin las comodidades de las que disfrutamos hoy en día, aquellos primeros navegantes disfrutaron de asombrosos glaciares, uno detrás del otro, fluyendo a través de cordilleras montañosas y picos nevados, uno de los cuales recibió el nombre de Darwin. Incluso si viaja rodeado de una densa niebla, no se podrá perder del sonido del hielo azul cuando se rompe y cae al canal o la precipitación de las cascadas de hielo derretido. Junto con estas maravillas de la naturaleza, una visita al glaciar Alley ofrece la oportunidad de ver colonias de pingüinos, ballenas jorobadas y focas. Espectacular, fantástico, sobrenatural; este es el fin del mundo, en verdad. Ubicada en el extremo más austral de Argentina, esta memorable ciudad portuaria está contenida entre los prístinos —y altísimos— Montes Marciales, y se accede a ella a través del pintoresco Canal de Beagle (que lleva su nombre por el famoso navío de Darwin). Ushuaia es la capital de la región de Tierra del Fuego, que se describe mejor como una espectacular colección de excepcionales bellezas naturales. Es un auténtico caleidoscopio de relucientes glaciares, montañas cubiertas de nieve, densos bosques, lagos resplandecientes y ventosas llanuras esparcidas por un archipiélago de islas irregulares. La ciudad es un laberinto de calles bordeadas por edificios de poca altura que parecen confluir todos en su corazón, el puerto. Fundada en 1884, este remoto lugar recibió a misioneros, buscadores de oro y oficiales de la marina antes de hacerse conocido principalmente como una colonia penal. Luego de su clausura bajo el mando del tristemente célebre líder de Argentina, Juan Perón, esta gran cárcel se reconfiguró para alojar uno de los museos más populares de la ciudad. Otras atracciones actuales de la ciudad incluyen un museo marítimo y un museo dedicado a la historia natural de la región, así como restaurantes que preparan el plato estrella: el cangrejo real local.

Día 12

NAVEGACIÓN PRO EL CABO DE HORNOS

Se podría decir que es el canal oceánico más importante del mundo, y durante siglos evocó el temor en los corazones de los navegantes. Pero aquellos que sobrevivieron a un viaje alrededor del Cabo de Hornos, donde el Atlántico y el Pacífico se chocan violentamente, podrán alardear toda su vida. A lo largo de este canal, Tierra del Fuego, donde Chile y Argentina convergen en la parte más austral del mundo, recibió su nombre por parte de los antiguos navegantes que veían las fogatas de las personas que vivían aquí ardiendo en la costa. Durante unos 8000 años y hasta finales del siglo XIX, este fue el hogar de los yaganes y otros grupos indígenas. Magallanes y Drake dejaron su marca y sus nombres aquí, al igual que Darwin, que navegó por este lugar en el HMS Beagle. Más tarde, en la época de la fiebre del oro, los grandes veleros clíperes se enfrentaron a sus olas para transportar oro entre California y la Costa Este antes de que existiera el Canal de Panamá. Como Richard Henry Dana, Jr. lo describió en su obra maestra Two Years Before the Mast, publicada en 1840, hoy un viaje alrededor del Cabo está sujeto a los caprichos del clima, ya que los fuertes vientos y las aguas poco profundas pueden crear olas de hasta 30 metros (100 pies) de altura.

Día 13

PUERTO STANLEY, ISLAS MALVINAS

Stanley, la capital más austral del mundo, está ubicada en el archipiélago de las Malvinas (Falkland Islands), que consta de las islas Soledad e isla Gran Malvina (East y West Falkland en inglés) junto con pequeñas islas cercanas. Stanley se enorgullece de su herencia británica y esto se evidencia en todas partes, desde sus cabinas telefónicas rojas hasta sus bares. Las islas Malvinas (Falkland Islands en inglés) fueron reclamadas por primera vez por los ingleses en 1765. A lo largo de los siglos, la Corona británica ha tenido que abandonar, recuperar y defender estas remotas islas de las naciones invasoras, incluyendo una incursión argentina en 1982. Durante los primeros años de colonización, las Islas Falkland (Malvinas) fueron utilizadas como base para los barcos pesqueros de cachalotes buscados por su aceite y luego para los cazadores de focas, codiciadas por su piel. Hoy en día, la pesca y el turismo son los motores de la economía de este remoto territorio británico.

Día 14

NAVEGACIÓN

Día 15

NAVEGACIÓN

Día 16

MONTEVIDEO, URUGUAY

Montevideo, la capital de Uruguay, a menudo se ve eclipsada por su brillante hermana mayor, Buenos Aires, cruzando el R’o de la Plata. Aunque puede que Montevideo no tenga el ajetreo de la capital de Argentina, comparte la atmósfera cosmopolita y, por supuesto, excelentes restaurantes de carnes a la parrilla. Su menor tamaño también es una ventaja: Hay un clima más relajado en este vecino sencillo de Buenos Aires. Montevideo tiene una sorprendente mezcla de barrios. La Ciudad Vieja, con su entramado de calles en una península que separa el Río de la Plata del puerto, es el corazón colonial. Abandonada hace mucho tiempo, recientemente ha atravesado un renacimiento—se están abriendo restaurantes, bares y clubes en edificios históricos que han sido meticulosamente restaurados. El centro de la ciudad de Montevideo es un tesoro escondido de edificios Art Decó, mientras que los suburbios más nuevos del este pueden evocar a Miami para los visitantes. Relucientes rascacielos y cafés al aire libre cuentan con vistas a las playas que continúan por kilómetros. De todas las ciudades en Latinoamérica, quizás ninguna es tan accesible como Montevideo. Los residentes de esta relajada ciudad aprecian un buen bistec de res criada en la pampa o un paseo por el malecón con un cono de helado en la mano. Después de un día aquí, usted también lo hará.

Día 17

BUENOS AIRES, ARGENTINA

A principios del siglo XX, Buenos Aires, Argentina, ganó una inmensa riqueza cuando empezó a despachar su carne de res criada en las pampas hacia el resto del mundo. Rápidamente ingresó al club de las grandes ciudades del mundo y pronto surgieron una variedad de atracciones y joyas arquitectónicas. Desde entonces, la capital experimentó grandes cambios en la economía y la política. Pero Buenos Aires sigue fascinando y entreteniendo a los visitantes, ya sea por su caótica energía o por su belleza meramente urbana. Afortunadamente, la grandiosidad de la Belle Époque y los enormes espacios verdes aún perduran. Toda lista de actividades a realizar en Buenos Aires empieza con uno de sus muchos barrios que pueden ser recorridos a pie; Palermo es el que más se destaca, gracias a los residentes creativos que llevaron la escena gastronómica más allá de la carne de res. Los porteños, como se les llama a los locales, pueden ser de ascendencia española, italiana, judía o de Oriente Medio; esa mezcla de culturas se refleja en el dialecto, las comidas y los pasatiempos de la ciudad. Más allá de las vistas de la ciudad, Buenos Aires es conocida como el lugar de nacimiento del tango y, aunque la música y la danza nunca se fueron en realidad, en la actualidad el tango está experimentando un resurgimiento. Los fanáticos llegan a la ciudad desde todo el mundo para participar o para observar en las milongas (eventos de baile). Los argentinos también son líderes mundiales de polo y este deporte cada vez captura el interés de más y más viajeros. Los jugadores atractivos como Nacho están ganando fama mundial.

Día 18

BUENOS AIRES - ESPAÑA

Desembarque y traslado al aeropuerto para coger el vuelo de regreso.

Día 19

ESPAÑA

Llegada.

Alojamiento

SANTIAGO DE CHILE

  • Plaza San Francisco o similar

Información destino

  • Argentina

    Los idiomas oficiales son guaraní y español. Argentina usa el sistema métrico (kilogramos, centímetros, ° C). La zona horaria es UTC-03: 00.
  • Chile

    El idioma oficial es el español Chile usa el sistema métrico (kilogramos, centímetros, ° C). La zona horaria es de UTC-06: 00 a UTC-04: 00 con horario de verano.